El futuro, internet y la educación

El programa Escuela 2.0 murió. Era inevitable, dada la magnitud de la crisis. En realidad, era un programa que nunca debió haber comenzado, o al menos no en estos términos.

 

“Un ordenador para cada niño”

ordenador para niños

Ese era el lema. Que no hubiera un solo niño sin ordenador. “Cambiaremos ladrillos por ordenadores” fue otra de las frases estrella. La idea era fallida desde antes de nacer, porque el ordenador solamente es una herramienta. La tecnología, por sí misma, carece de sentido. ¿Sirve para algo una agenda electrónica si tardas más en acceder a la información que en una manual? Pues esto es lo mismo.

 

Se entendió que había que digitalizar el aula, pero sin la formación adecuada de los profesores, y sin el adecuado cambio de paradigma educativo, eso es tirar el dinero. Gastar en una infraestructura que no vas a poder aprovechar bien y que, por su enorme gasto no va a llegar a todo el mundo por igual.

 

Sin embargo, para algunos eso significa el fracaso de la integración de la informática en la enseñanza, y no es el caso en absoluto. Ha sido el fracaso de un programa mal planteado. Pero la integración de las nuevas tecnologías en la educación es fundamental realizarla.

 

En la película-documental “La Educación Prohibida” se hace referencia a esta cuestión al plantear los cambios educativos que necesita nuestra sociedad.

 

Por ejemplo, en un mundo cada vez más articulado entorno a internet, ¿son necesarios los libros de texto? ¿No podemos crear otro tipo de materiales y de contenidos digitales?

Otra cuestión es el gasto: ¿por qué deberíamos pagar lo mismo por unos contenidos comunes y digitalizados? ¿La desaparición del libro de texto impreso no debería reportar un alivio económico para los bolsillos de los padres?

 

La piedra angular de los contenidos

ordenador

Pero lo más interesante de la digitalización real del aula no son ni los ordenadores ni el ahorro. Lo más interesante son las infinitas posibilidades que tiene la integración de internet en las escuelas.

La realidad diaria muestra que los críos crecen en el entorno digital. Desde niños ven como sus padres manejan smartphones, iphones, tablets, o se pasan toda su jornada laboral delante de un pc o un mac. Ellos, como buenos imitadores que son, quieren y repiten lo que ven en casa.

 

Sabiendo que en la marea informativa de internet hay que tener una mente muy crítica y bien formada para distinguir el uso del abuso, la verdad del engaño, la información contrastada de las noticias al bulto, ¿no sería más conveniente preparar un nuevo sistema educativo que integre de forma plena las nuevas tecnologías? Pero un sistema que sea transversal, que afecte desde el profesor al padre, pasando siempre por el alumno. Que la tecnología no quede en el gadget.

 

Que hagamos algo con ella.

 

¿Qué opináis vosotros sobre la digitalización de las escuelas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.