Alojamientos web: el punto de partida

alojamiento webInternet es ya un centro económico de primer orden. Cada año, miles de empresas arrancan directamente en internet, o dan el paso definitivo que les lleve de la calle a los resultados de los buscadores. Pero todos ellos parten del mismo punto: de los alojamientos web.

¿Qué debe ofrecerte un buen plan de alojamiento web?

Existen alojamientos web gratuitos. Estos, si bien son muy útiles, no son adecuados para emprender profesionalmente, debido a que suelen tener recursos bastante limitados (tanto a nivel de tráfico de datos y velocidad de respuesta del servidor, como de espacio de almacenamiento).

Por eso es importante acudir a un alojamiento de pago, que nos brinde las mínimas garantías.

 

¿Cuáles son esas garantías? ¿Qué deberíamos exigirle a un buen plan de alojamiento?

 

1)      Disponibilidad: ofrecer un 100% de disponibilidad en el alojamiento web es materialmente imposible. No puede garantizarse, porque siempre puede haber una caída. Por eso muchas veces los servicios de hosting o alojamiento muestran un porcentaje de disponibilidad (entre el 90% y el 99,99%), que indica el tiempo de caídas que puede tener a la semana (o al mes, o al año). Dependiendo del negocio, te valdrá con uno más económico, o por el contrario necesitarás el mejor.

2)      Conectividad: disponer de servidores propios, o contar con un gran número de operadores, permite mayor conectividad y capacidad de respuesta.

3)      Seguridad: Debes asegurarte de que tu empresa de alojamiento web realiza copias de seguridad de sus servidores con la máxima regularidad (por ejemplo, semanalmente). Esto es vital, porque en caso de darse algún tipo de problema o incidente, siempre podrán reponer toda la información de tu web con su última copia de seguridad. En internet, la seguridad nunca es suficiente.

A partir de aquí, elegir una empresa de hosting ya es cuestión de presupuesto, y calibrar los otros beneficios que ofrezca cada una. Hay empresas, por ejemplo, que ofrecen un dominio gratuito (.com, .es, .org, .info, etc) o incluso un traslado del mismo. Otras, además, ofrecen plantillas y herramientas para facilitarte el desarrollo y diseño de la página web, de manera que no tengas que buscar en cincuenta sitios diferentes y puedas hacerlo todo tú mismo.

En resumen: ten en cuenta los factores clave, analiza los beneficios adicionales, y decide. Y… ¡bienvenido a la red de redes!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.